NUESTRA HISTORIA

Porque hay muchos caminos para llegar y los más valiosos son cuesta arriba

LA VIDA NO ES FÁCIL

Bread Shop es fruto de la vocación. Arturo Luna, licenciado en administración, se dedicaba a diseñar, fabricar y comercializar ropa y calzado, hasta que la crisis de 1994 provocó que su empresa cerrara. En ese momento, Arturo tenía 40 años de edad, esposa y dos hijos.

Con el apoyo de su familia, logró ingresar a la carrera de gastronomía de la Universidad de La Sabana, actividad que siempre le había interesado y que ahora, forzado a emprender de nuevo, quería desarrollar como profesión.

EL DESCUBRIMIENTO DE SU PASIÓN

A los pocos meses ya estaba absolutamente identificado con lo que aprendía y hacía, en especial con la cocina francesa y la rica diversidad de su panadería y pastelería. Estando en esto, su hermana le pidió que hiciera los postres para el restaurante que dirigía, a raíz de que el proveedor que ella tenía era muy inconstante. Por supuesto, Eduardo aprovechó la ocasión y cumplió con lo solicitado.

ENCENDEMOS EL HORNO


El acondicionamiento del local comenzó en noviembre de 1999, y ya el 17 de marzo del año 2000
Bread Shop Panadería Artesanal abría sus puertas.

© Todos los Derechos Reservados